Press ESC to close

El truco para cultivar albahaca sin parar y tenerla todo el año

La albahaca es deliciosa en ensaladas y su olor es exquisito! Solo que es difícil conseguir algo en invierno. Descubra cómo cultivar albahaca y tenerla todo el año con estos prácticos consejos de jardinería.

Las hierbas aromáticas que desprenden un olor único y fuerte son numerosas. Entre ellos podemos contar la menta, el romero y la albahaca.

Este último tiene un olor y sabor únicos que se destacan de todos los demás. Único inconveniente: solo crece en verano.

Lea también: Cuidado de la albahaca en maceta: consejos y técnicas de cultivo

Sin embargo, es posible remediarlo y tenerlo en abundancia en casa. Y por una buena razón, existen dos métodos que pueden mantenerlo fresco durante todo el año.

Albahaca 9

¿Cómo tener albahaca fresca todo el año?

¿Te gustaría tener albahaca fresca todo el año? Esto es posible si utiliza este método.

Existen varios métodos para conseguir que la albahaca dure todo el año y sobre todo que se mantenga fresca.

platos de albahaca

primer método

Tome las hojas de albahaca, lávelas y séquelas con un paño suave. Luego hay que congelarlos.

Para ello, coge un tarro y ponle un poco de sal, unas hojas de albahaca y cubre todo con aceite. El frasco deberá llenarse hasta el borde antes de colocarlo en el congelador.

Refrigerador 8

Segundo método

Después de lavar la planta, separe cada hoja y déjela secar sobre un paño. Póngalos todos en una bandeja o en papel de aluminio y colóquelos en el congelador. Una vez congeladas, mételas en una bolsa hermética que volverás a poner a congelar. De esta manera, ¡siempre tendrás albahaca a tu disposición para todas las recetas que elijas!

Una cosa es cierta: estos dos métodos son los más fáciles de mantener para todas las ocasiones y al adoptarlos, ya no tendrás que esperar al verano.

Los beneficios de la albahaca

Con 23 calorías por cada 100 gramos, la albahaca ofrece 1.148 mg de manganeso, 295 mg de potasio, 177 mg de calcio, 64 mg de magnesio, 3,17 mg de hierro y otros 56 mg de fósforo.

La albahaca es, por tanto, una auténtica mina de sales minerales.

El magnesio es un mineral esencial para el correcto funcionamiento de la circulación sanguínea. Gracias a su calcio, esencial para los dientes y los huesos, la albahaca también ayuda a acelerar el metabolismo. Una deficiencia en este elemento esencial de la nutrición puede causar calambres y problemas musculares, una caída de la presión arterial o incluso fatiga.

Lee también: ¿ Cómo reproducir una orquídea hasta el infinito y tener lindas flores en casa? Todo lo que necesitas es una botella de plástico.

El manganeso, también presente en esta planta, es compatible con muchas enzimas involucradas en diversas capacidades en el metabolismo de proteínas, azúcares y colesterol. Es fundamental para el buen funcionamiento del sistema nervioso y participa en la fertilidad. Este elemento estimula los sistemas antioxidantes naturales del cuerpo.

La albahaca es rica en vitaminas como la vitamina A y el betacaroteno, un antioxidante esencial que protege la salud de los ojos, la piel y el cabello y actúa como un eficaz escudo contra el envejecimiento celular.

Lee también: 5 consejos para eliminar las malas hierbas de la terraza y el jardín